jueves, 2 de marzo de 2017

Valencia.

Valencia.
Auto de Fe en Valencia (Julio 1826).
Museo del Romanticismo Madrid.


Esta estampa procedente de un taller francés, muestra la ejecución de la última víctima de la Inquisición, el mestre de Russafa, Cayetano Ripoll, inofensivo maestro de escuela que alardeaba de deísta, el 31 de julio de 1826. La escena,poco realista, muestra al sentenciado con el “sambenito”,flanqueado por una cohorte de frailes y civiles que se prestan a contemplar el espectáculo de su incineración figurada en un cubo pintado con las llamas, después de ahorcarlo.
Aunque exceda del ámbito temporal de esta exposición,la escena refleja la perduración de una institución secular,el Santo Oficio de la Inquisición, que aunque abolida en la Cortes de Cádiz, restaurada en 1820 y abolida de forma definitiva por decreto de 9 de marzo de 1820, renació bajo la forma de Juntas de Fe. Fue la de Valencia, inspirada por al canónigo José María Despujol, gobernador eclesiástico hasta el nombramiento del nuevo arzobispo de la diócesis Simón López, bajo cuya paternal protección pudo trabajar
varios años. La indignación de la prensa y de los gobiernos extranjeros ante la muerte de Ripoll alertó a Fernando VII, quien censuró a la Audiencia de Valencia por haber confirmado la sentencia de la Junta de Fe, pues ésta no era tribunal autorizado por orden alguna del rey y carecía de las más mínimas facultades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada